8 gatos héroes que salvaron la vida de sus dueños

héroes-gatos-salvados-propietarios-3

Los gatos pueden demostrarnos que nos aman de muchas maneras, pero algunos de nuestros amigos felinos van más allá cuando se trata de cuidar a los humanos que les importan. Los gatos en esta lista dieron un paso adelante cuando nadie más podía, a veces poniendo en riesgo sus propias vidas, para mantener a sus dueños a salvo. Aquí hay ocho gatos héroes que salvaron la vida de sus humanos.

1. Salvado por un golpe en la puerta

Annette Shanahan comenzó a sentirse enferma una noche. Estaba débil y desorientada, y salió de la cama antes de colapsar en una silla. Su esposo, Kevin, habría dormido durante la terrible experiencia si no fuera por la gata de la familia, Gracie, quien comenzó a golpear y tocar la puerta . Esto era extraño, ya que Gracie no suele intentar meterse en la cama. Kevin se despertó y encontró a su esposa en la silla. Descubrió que él también estaba teniendo dificultades para respirar, por lo que llamó al 911. Llegaron los bomberos y encontraron niveles peligrosos de monóxido de carbono en la casa. Si no fuera por Gracie, es posible que la pareja nunca se hubiera despertado.





2. Pagarle al soldado que lo salvó

héroes-gatos-salvados-propietarios-1

Personal Sargent Jesse Knott estaba destinado en Afganistán cuando un pequeño gatito llegó a su campamento. El gatito regresó muchas veces y mostró signos de abuso. Entonces Knott rompió la regulación militar y mantuvo al gato en la base, llamándolo Koshka. Más tarde ese año, Knott comenzó a sufrir depresión. Su patrulla fue atacada por un terrorista suicida y varios soldados resultaron heridos o muertos. Al mismo tiempo, el matrimonio de Knott se estaba desmoronando. Decidió suicidarse, pero Justo cuando las cosas estaban en su punto más oscuro, Koshka lo pateó y saltó a su regazo . Empezó a hacer un ronroneo profundo que Knott no había oído antes. Lo sacó del borde y el soldado decidió sacar al gato de Afganistán. Fue un camino difícil, pero pudo sacar a Koshka de la zona de guerra y llevarlo a la casa de sus padres en los Estados Unidos para esperarlo hasta que regresara de la guerra.

3. No se admiten perros

Jeremy Triantafilo, de cuatro años, estaba jugando en su bicicleta en el camino de entrada de su familia cuando el perro del vecino lo atacó, lo mordió con fuerza en la pierna y lo arrastró varios pies. Fue entonces cuando Tara, la gata de la familia, entró en acción y se abalanzó sobre el perro, asustándolo . Tara no retrocedió cuando se trataba de salvar a su hijo y arriesgó su propia vida para enfrentarse al perro que lo estaba lastimando. Jeremy tuvo que recibir 10 puntos, pero el daño podría haber sido mucho peor si el gato no hubiera intervenido. Tara estaba perdida cuando su familia la acogió y ella le devolvió el favor.



4. Llamada de despertador por convulsiones

Cuando Amy Jung adoptó al gato Pudding, no tenía idea de que el felino terminaría salvándole la vida exactamente el mismo día que Jung lo trajo a casa. En la primera noche de Pudding con ella, Jung comenzó a tener convulsiones mientras dormía. Pudding saltó sobre ella, y cuando ella no se despertó, él le dio un golpe en la cara y le mordió la nariz. Pudín entonces salió corriendo de la habitación y despertó al hijo de Jung, quien pudo ayudar . Jung casi no adoptó a Pudding ese día, pero afortunadamente se enamoró del gato y se lo llevó a casa. En dos días, Jung registró a Pudding como un animal de servicio.

5. El gato de la granja y el horno



Michelle y Rod Ramsey tenían dolores de cabeza mientras se preparaban para irse a la cama una noche en su granja cuando Tiger, uno de sus gatos, comenzó a maullar y llorar en su habitación. . Michelle notó que otro de sus gatos tropezaba en la casa y llamó al veterinario. Ella mencionó el inusual maullido de Tiger, y el técnico veterinario en el teléfono preguntó si Michelle había encendido el horno. Cuando dijo que sí, el veterinario le dijo que saliera de la casa y llamara a los bomberos. Cuando llegaron los bomberos, dijeron que era una suerte que la pareja estuviera despierta, y mucho menos viva. La casa estaba llena de monóxido de carbono. Gracias a Tiger, recibieron tratamiento médico y los Ramsey y sus gatos están bien.

6. Recibir una bala por su chico

Cuando Angélica Sipe escuchó por primera vez el disparo y el sonido de cristales rotos, no tenía idea de lo que estaba pasando. Fue a investigar el ruido y encontró a su gato, Opie, gravemente herido mientras su hijo de tres años dormía profundamente a solo unos metros de distancia. Opie había sido golpeado por una bala perdida desde afuera que Sipe cree que habría golpeado a su hijo si no fuera por el gato. Llevó a Opie al veterinario que se ofreció a sacrificar al gato debido a las extensas lesiones y la costosa cirugía que se necesitaría para rescatarlo, pero Sipe no estaba dispuesto a dejar morir al héroe de su hijo. Continuaron con la cirugía y Opie se recuperó para seguir viviendo con el niño que salvó.

7. El cáncer no puede esconderse de los gatos

Poco después de que Angela adoptara a la gatita Missy, notó que el gato se comportaba de manera muy extraña. El gato comenzó a tocarle el pecho y no la dejaba sola. Angela sintió que algo no andaba bien, así que fue al médico para algunas pruebas. Ellos encontraron células precancerosas exactamente donde Missy había estado pateando . Después de recibir tratamiento, Angela obtuvo un certificado de buena salud, pero unos dos años después, Missy comenzó a manosear su pecho nuevamente. Angela volvió al médico y, efectivamente, se encontraron las mismas células precancerosas. Angela recibió tratamiento nuevamente y tiene suerte de que las células se hayan encontrado tan temprano o podría haber desarrollado un tumor canceroso. Ella le debe la vida a Missy.

8. El bebé salva a los bebés

héroes-gatos-salvados-propietarios-2

Baby no era un bebé cuando salvó la vida de sus dueños. Ya tenía 13 años y su madre humana, Letitia Kovalovsky, estaba embarazada de siete meses de gemelos. Mientras Kovalovsky dormía una noche, se inició un incendio en un dormitorio trasero. El padre humano de Baby, Josh Ornberg, también dormía cuando la casa comenzó a llenarse de humo. Baby saltó sobre Ornberg y lo despertó, permitiéndole a él, a Kovalovsky y a Baby escapar de la casa en llamas . El fuego destruyó casi todas las posesiones de la pareja, pero todos sobrevivieron gracias a Baby. Salvó a sus padres humanos y a sus hermanos gemelos humanos incluso antes de que nacieran.

¿Crees que tu gato te salvaría la vida si sucediera algo horrible? ¿Qué otros gatos héroes merecen ser mencionados? ¡Háganos saber en los comentarios a continuación!