Gatos y cáncer de boca

(Crédito de la imagen: Getty Images)

Este artículo es cortesía de PetMD.com .

Fibrosarcoma gingival en gatos

A medida que los gatos envejecen, a veces desarrollan crecimientos en la boca. Un tipo de crecimiento es el fibrosarcoma, un crecimiento canceroso derivado del tejido conectivo fibroso. Los fibrosarcomas son relativamente bajos en malignidad, crecen lentamente y generalmente no se diseminan a otros órganos, aunque invaden agresivamente otros tejidos y huesos cercanos a ellos. La ubicación más común de un fibrosarcoma de la boca es en las encías (encía).





Los gatos que padecen fibrosarcomas gingivales tienen, en promedio, siete años y medio, pero estos tumores se han observado en gatos desde los seis meses hasta los quince años. El género parece jugar algún papel, y los gatos machos se ven más a menudo por tumores gingivales que las hembras.

Síntomas y tipo

  • Exceso de salivación
  • Mal aliento (halitosis)
  • Diente flojo
  • Dificultad para recoger comida
  • Dificultad para masticar alimentos (disfagia)
  • Sangre saliendo de la boca
  • Un crecimiento en la boca
  • Pérdida de peso

Causas

Se desconocen las causas de los fibrosarcomas gingivales.

Diagnóstico

Su veterinario necesitará un historial completo de la salud de su gato, la aparición de síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precedido a esta afección. Por ejemplo, cuando su gato dejó de comer, cuando notó que sus dientes estaban flojos, cuánto peso ha perdido, etc. Durante el examen físico se apreciará una masa o tumor en la boca y se diferenciará la ubicación de la hinchazón de las encías o los ganglios linfáticos debajo de la línea de la mandíbula. Las pruebas estándar incluyen un hemograma completo y un perfil bioquímico para confirmar que los órganos internos de su gato funcionan correctamente. Su veterinario también puede ordenar imágenes de rayos X del tórax (tórax) para asegurarse de que no haya evidencia de que el tumor se haya extendido a los pulmones. También se tomarán radiografías del cráneo para ver si alguno de los huesos del cráneo ha sido afectado por el tumor. En algunos casos, se puede utilizar una tomografía computarizada (TC) para determinar qué tan gravemente afectados están los huesos del cráneo hasta qué punto el tumor se ha metastatizado (diseminado) en el hueso. Su veterinario también tomará una biopsia del tumor para análisis de laboratorio. Esto ayudará a su médico a determinar exactamente qué tipo de tumor hay en la boca de su gato.



Tratamiento

El tratamiento depende de qué tan grande sea el tumor y qué parte del hueso circundante se vea afectado por el tumor. Si el tumor es muy pequeño y no afecta el hueso circundante, se puede extirpar mediante una técnica que utiliza congelación (criocirugía). Generalmente, se debe extirpar una gran cantidad de tejido circundante junto con el tumor. En algunos casos, esto significa que se debe extirpar parte de la mandíbula inferior (hemimandibulectomía) junto con el tumor. La mayoría de los gatos se recuperan bien después de este tipo de cirugía.

Si el tumor es demasiado grande para extirparlo de manera segura, la radioterapia y / o la quimioterapia pueden ayudar a controlar el tumor y sus síntomas por un tiempo.

Vida y gestión

Si el tumor de su gato se extrae mediante criocirugía, le dolerá la boca durante un tiempo. Deberá darle a su gato comida lo suficientemente suave como para que no sea necesario masticarla. De esta manera, su gato podrá seguir comiendo mientras su boca sana y volver a sentirse normal lo más rápido posible. Su veterinario puede aconsejarle sobre algunas opciones alimentarias adecuadas.



Si su gato se sometió a una cirugía para extirpar el tumor y parte de la mandíbula inferior, permanecerá en el hospital durante varios días después de la cirugía hasta que se haya estabilizado. Será necesario administrarlo por vía intravenosa (IV) durante esta etapa de recuperación. Su veterinario controlará el nivel de dolor de su gato y su capacidad para comer y beber. Una vez que su gato pueda irse a casa, probablemente necesitará comer alimentos blandos durante algún tiempo. Debido a que falta parte de la mandíbula inferior, su gato tardará más en comer mientras aprende a compensar el hueso faltante. En algunos casos, deberá sentarse con su gato y ayudarlo, dándole pequeñas cantidades de comida con la mano. Es posible que su gato reciba analgésicos para ayudarlo en la parte más difícil de la etapa de recuperación. Siga cuidadosamente las instrucciones de su veterinario con respecto a los medicamentos, la cantidad y la frecuencia, para evitar una sobredosis.

Si su gato no puede someterse a una cirugía debido a complicaciones que lo harían demasiado peligroso, su veterinario puede recomendar radioterapia o quimioterapia. La quimioterapia puede administrarse por vía intravenosa o directamente en el tumor. Ambas terapias pueden ayudar a reducir el tamaño del tumor y los síntomas de su gato. Tenga en cuenta que la radioterapia también puede causar dolor en la boca, por lo que su gato necesitará comer alimentos blandos hasta que pase el dolor. Es posible que le administren analgésicos a su gato para aliviar el dolor. Los medicamentos que se utilizan para este tipo de tratamiento a veces pueden provocar náuseas y vómitos. Si su gato se ve afectado por este efecto secundario, es posible que le administren medicamentos para ayudar a controlar las náuseas para que su gato pueda seguir comiendo normalmente. Siga todas las instrucciones de los medicamentos cuidadosamente y consulte a su veterinario si alguna vez tiene dudas. La sobredosis de medicamentos es una de las causas de muerte más evitables en los gatos.

Este artículo apareció originalmente aquí en PetMD.com .